martes, 22 de octubre de 2013

LA en tu casa: hortensias amarillas en tu dormitorio

El día que Carmen Martínez renovó su dormitorio, su principal objetivo fue aprovechar toda la luz que entraba por los grandes ventanales que rodean a su cama.

Así que, sin dudarlo, el BLANCO era su color.

Todo el mobiliario en tonos blancos, y detalles en tonos neutros, ampliaban el espacio y reflejaban la luz.

Sin embargo, aún faltaba algo.

El espacio quedaba algo neutro y poco personal.
Quizá un punto de color consiga crear la sintonía que falta: CAMOMILA.
Carmen ya es usuaria habitual del papel pintado. La mayoría de los dormitorios de su casa lo tienen en sus paredes, aunque siempre en una línea sencilla: clásicas rayas o pequeñas flores.

Por eso, esta vez quería renovarse, arriesgar con un estampado más impactante. Sentir que el papel, de verdad, viste sus paredes. Así pues, el estampado Hydrangea camomila ha sido su elección:

La cama enmarcada entre dos grandes ventanales
Pero lo más extraordinario de todo, es que sus paredes estaban pintadas con pintura plástica y un suave gotelé. Dos grandes inconvenientes a la hora de optar por empapeles la pared. Sin embargo, a pesar de la dificultad, decidió llevar la reforma a cabo, ella misma.

Le hablaron de una pasta diferente a la habitual, que extendió primero por la pared para "rasearla", y luego, sobre el papel. Y ya veis, el resultado es exacto al de una pared lisa y absorbente.
El despacho se integra en la habitación gracias a una sencilla mesa sobre caballetes.
La butaca, tapizada en tejido Keyness burdéos, resalta sobre los tonos claros del dormitorio.
El acceso al vestidor también encaja a la perfección con el papel elegido.
¿No os parece que el resultado es espectacular?
Enhorabuena Carmen, nos ha encantado. Y el resultado es el de todo un profesional.
¡Feliz Martes!